[…] Llevo meses oliendo ese aroma a podrido que emana de la industria de los recursos humanos mientras le doy vueltas a la ética con la que operan. Lo triste es que ellos, sin visión de su propio negocio, no hacen mas que responder a las necesidades que les...

leer más